Actividades para Noviembre

Cartel Actividades Nov miZentro

Abiertas inscripciones para todos los talleres

mizentro8@gmail.com / 606 12 95 99 (whatsapp)

Anuncios

Sesión Intensiva de Gimnasia Hipopresiva/ mayo

CLASES MENSUALES

26 de Mayo / 17 a 19.30h /en miZentro

Si quieres conocer la Gimnasia Hipopresiva, y no tienes tiempo para asistir a las Clases de Iniciación, ésta es tú oportunidad.

cartel mayo 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El viernes 26 de mayo, daremos una Sesión Intensiva de Aprendizaje. Durante la sesión de 2 horas y media, tendremos una parte teórica donde se explicará el porqué, cuándo, cómo, para quién y los beneficios de la Gimnasia Hipopresiva. Se realiza una clase práctica en donde se explican y experimentan las acciones hipopresivas. Realizaremos una sesión en ritmo de las posturas de nivel básico.

Horario: 17 a 19.30 horas
Precio: 50€
Plazas limitadas / Imprescindible reservar plaza
Abiertas Inscripciones: mizentro8@gmail.com 

Música para el Alma

Taller Regular

12 de noviembre / 18 a 19.30h / en miZentro

cartel-taller-cuencos-noviembre

Practicaremos una pequeña serie de Yoga y una relajación consciente acompañada por los sonidos y las vibraciones de los cuencos de cuarzo y saxofón. Te animo a que lo experimentes!

Ven a disfrutar y sentir!! Trae ropa cómoda.

IMPRESCINDIBLE RESERVA DE PLAZA.

606 12 95 99/mizentro8@gmail.com

www.mizentro8.com


Los cuencos de cristal de cuarzo constituyen una nueva dimensión dentro del mundo de la vibración y el sonido. Están basados en la tradición del uso del sonido con cuencos de metal en el Tíbet, la India, China, Japón y otros países de Oriente desde hace cientos de años para la meditación y la sanación. Con esa finalidad han comenzado a utilizarse a finales de los años ochenta dada su enorme resonancia y poder terapéutico.

Los cristales de cuarzo pueden vibrar u oscilar de una forma regular y tienen una estructura molecular interna en espiral (muy similar a la del ADN). Esto hace que los cuencos de cuarzo tengan unas propiedades sonoras únicas. Producen una onda sinusoidal pura y crean un sonido multidireccional que se expande hasta un kilómetro de distancia y que puede durar varios minutos antes de extinguirse. “El sonido parece que va a un oído, luego al otro, luego detrás, más tarde parece que viene del suelo. ¡Es un sonido envolvente natural!”, dice Gaudry Normand.

Este sonido pasa a través de  cuerpo y nos hace vibrar.

Las vibraciones producidas por los cuencos de cristal de cuarzo activan nuestras células y penetran profundamente en todo nuestro ser. Su sonido envuelve el cuerpo como una ola, proporcionando una experiencia similar a un masaje enormemente sutil o a una profunda y serena meditación. La gente que experimenta los efectos de los Cuencos de Cuarzo describen su experiencia como una gran relajación física y mental, sensación de flotar, bienestar, plenitud… Producen importantes desbloqueos en el cuerpo físico y energético, por lo que se utilizan como una importante herramienta terapéutica.

El Dr. Gaynor, pretigioso oncólogo norteamericano, al proponer un nuevo paradigma para una medicina más holista cita en primer lugar el uso de los “cuencos de cristal y otros instrumentos en intervenciones en grupo para pacientes con enfermedades potencialmente mortales o crónicas, tanto para el desarrollo psicoespiritual como para la sincronización fisiológica”.

fuente: Antar, mundo interior

Taller de Masaje Thai Yoga

Taller Regular

19 de Noviembre/10 a 13h/en miZentro


taller-masaje-thai-yoga-nov
¿Qué es un Masaje Thai Yoga?

El Thai Yoga Massage o Yoga asistido tiene sus raíces en el ayurveda, el yoga y la medicina tradicional China. Es un tipo de masaje profundo y completo con beneficios a nivel energético que combina estiramientos yoguicos con técnicas de movilización y acupresión sobre los canales de energía o líneas sen. El resultado es un desbloqueo y revitalización de los niveles de energía, el mismo que sentimos después de una sesión de yoga. Se recibe sobre una colchoneta, vestido con ropa cómoda, y se aplica con manos, brazos, codos, pies.

¿En qué consiste el taller?

En este taller de 3 horas se enseñará y practicará un masaje general, fácil de aplicar para principiantes con o sin experiencia. 

Contenido del taller

  • Origen y principios del Masaje Thai Yoga
  • Preparación del masajista
  • Técnicas de presión con pulgares, palmas, antebrazos, codos, pies y rodillas
  • Secuencia práctica para un masaje básico de pies a cabeza de unos 60 min.
  • Beneficios de Masaje Thai, indicaciones y contraindicaciones
  • Aspectos espirituales del Masaje Thai

¿Qué beneficios tiene recibir un masaje Thai Yoga?

CUERPO
Alivia el dolor y tensión muscular
Incrementa el rango de movimiento de las articulaciones
Mejora la flexibilidad y estiramiento de los músculos
Ayuda a mejorar y corregir la postura
Mejora la circulación
Incrementa el funcionamiento del sistema linfático

MENTE
Reduce los niveles de estrés y cansancio
Mejora la concentración y atención
Descansa la mente

ESPÍRITU
Permite conectar el cuerpo con la mente
Es un buena técnica meditativa
Induce a un estado de paz interior
Permite dar y recibir energía bondadosa, cariño y tranquilidad

¿Qué necesitas traer?

Esterilla, ropa cómoda, un cojín o almohada y ganas de aprender y disfrutar. 

 

Precio del taller 30€ por persona
50€ si vienes con un@ acompañante (25€/persona)

¡¡Si realizas este taller te beneficiarás de un 20% de descuento para un Masaje Thai de 90 minutos!! (válido hasta el 31/12/2016)

Imparte: Virginia Araña, quiromasajista terapéutico y masajista deportivo desde 2004. www.facebook.com/thaiyogabreak/

Actividades Octubre

cartel-actividades-oct16-mizentro

Abiertas inscripciones para todos los talleres.

www.mizentro8.com

Los volúmenes respiratorios

El volumen corriente

El volumen de aire movilizado a través de la respiración va a variar en función de las necesidades del individuo en cada momento, las cuales van a depender del estado de actividad o reposo del individuo, entre otros factores (estados emocionales, etc).

En este sentido, en la capacidad respiratoria del ser humano se pueden distinguir una serie de volúmenes respiratorios, cada uno de los cuales registra la cantidad de aire que el individuo puede movilizar al inspirar o espirar, ya sea de una manera normal o forzada.

Así en la respiración humana se distinguen los siguientes volúmenes respiratorios:

Volumen corriente o tidal: Es el correspondiente a la respiración habitual, la que desarrollamos en estado de reposo o de actividad física muy moderada, por ejemplo al dar un paseo tranquilo.

Al ser el volumen propio de la respiración normal no se puede modificar de modo voluntario, sino que se ajusta automáticamente en función de las necesidades de oxígeno del organismo, de ahí que pueda variar sensiblemente con los cambios de postura, o al realizar movimientos simples (elevar un brazo para coger algo de una estantería).

En este volumen la cantidad de aire movilizado ronda el medio litro en cada ciclo respiratorio, del cual tan sólo el 70% de dicho volumen (350 ml) va a  llegar a la zona de intercambio gaseoso (bronquiolos, conductos, sacos alveolares y alvéolos), mientras que el resto (150 ml aproximadamente) va a quedarse en las vías de conducción respiratorias (naríz, faringe, laringe, tráquea, bronquios, bronquiolos …), las que en conjunto configuran el espacio muerto anatómico, es decir el que no se puede aprovechar para captar oxígeno.

Puesto que un individuo adulto normal respira unas doce veces en cada minuto, el volumen medio de aire movilizado por minuto rondaría los seis litros.

El volumen de reserva inspiratorio

A parte del intercambio de aire normal, el que se produce en estado de reposo o de actividad moderada, nuestro organismo está preparado para movilizar unas cantidades mayores de aire en caso de necesidad, por ejemplo en situaciones de esfuerzo físico.

En este sentido, cuando tratamos de forzar nuestra respiración para movilizar más aire, nos encontramos con:

El volumen de reserva inspiratorio (VRI): Si nuestro aparato respiratorio sólo nos permitiera movilizar el volumen corriente de aire, estaríamos muy limitados para cubrir las necesidades de oxígeno que surgen cuando realizamos una actividad física más intensa.

En este sentido, el volumen de reserva inspiratorio nos indica la cantidad de aire adicional que podemos almacenar en nuestras vías respiratorias cuando nos esforzamos en inspirar más aire del inhalado por el volumen corriente.

Al ser una cantidad de aire adicional, hay que tener bien claro que no forma parte del volumen corriente, ya que su medición sólo comienza una vez que hemos finalizado la inspiración del volumen corriente.

De ahí que la exhalación del volumen de reserva inspiratoria sólo se considera  finalizada cuando hemos expulsado todo este aire adicional y nuestros pulmones siguen llenos del aire correspondiente al volumen corriente.

Los volúmenes nos indican cantidades de aire diferenciadas, es decir que no pueden ser contabilizadas en dos volúmenes distintos a la vez, mientras que para la combinación de volúmenes de aire vamos a utilizar como índices las capacidades respiratorias.

El volumen de reserva inspiratorio (VRI), el cual nos indica la cantidad de aire adicional que podemos acumular en nuestras vías respiratorias, una vez que hemos llegado al límite de nuestra respiración normal (volumen corriente de aire).

Si bien el volumen corriente alcanza el medio litro aproximadamente, el volumen de reserva inspiratorio multiplica la capacidad respiratoria por cinco o por seis, ya que puede alcanzar los dos o tres litros y medio según las personas.

Si comparamos la cantidad de aire movilizado por el volumen corriente, con la que la que conseguimos inhalar por el volumen de reserva inspiratorio, se puede comprobar el enorme margen que tenemos para captar aire del exterior en caso de necesidad, ya que el volumen corriente expresa las necesidades normales.

 

 

Así este volumen de reserva inspiratorio puede ser utilizado total o parcialmente según la cantidad de aire que necesitemos o que queramos inspirar, ya que tenemos la posibilidad de influir voluntariamente en nuestra respiración.

Otro volumen de aire a tener en consideración sería el volumen de reserva espiratorio (VRE), el cual nos indica la cantidad de aire que podemos expulsar de nuestras vías respiratorias cuando espiramos a fondo, es decir cuando forzamos nuestra espiración por encima de la espiración normal.

Como en el caso anterior, este volumen empieza a contabilizarse una vez que ha finalizado la espiración del volumen corriente y nos muestra una parte de la cantidad de aire que normalmente queda almacenado en nuestros pulmones de modo permanente.

El volumen de reserva espiratorio

Este volumen puede alcanzar 1 litro o 1,2 litros de aire según las personas, y depende no sólo del tamaño de nuestras vías respiratorias, sino también de la flexibilidad de nuestra caja torácica.

Esta reserva de aire es la que utilizamos cuando soplamos las velas de una tarta para apagarlas, o cuando intentamos inflar un globo; actividades algo fatigosas, lo que nos indica el esfuerzo físico que hay que desarrollar para movilizar este volumen de aire.

Por otro lado, el volumen de reserva espiratorio nos ayuda a expulsar las partículas nocivas de nuestras vías respiratorias, por ejemplo cuando tosemos.

La movilización voluntaria de este volumen de aire, gracias al esfuerzo de los músculos espiratorios, es una actividad muy saludable para el organismo, pues ayuda a la renovación del volumen de aire residual, el cual tiende a estancarse en aquellas zonas de nuestros pulmones que son menos movilizadas durante la respiración.

Porque normalmente, nuestra respiración se realiza de manera incompleta, fundamentalmente a causa de los distintos bloqueos musculares que obstaculizan el libre movimiento de inspiración y espiración; resistencia esta que tiende a reducir la amplitud del acto respiratorio, como medida para mantener una economía de esfuerzo que acaba volviéndose contra sí mismo, ya que reduce la continua purificación del aire pulmonar y con ello la vitalidad del individuo.

Por último, hay que hablar del volumen residual (VR), que es el volumen de aire que queda en nuestros pulmones tras una espiración máxima, es decir, cuando ya no somos capaces de expulsar más aire, ni siquiera tosiendo.

El volumen residual

La conservación de un cierto volumen de aire en las vías respiratorias cuando ya no somos capaces de expulsar más aire en la espiración forzada, es esencial para mantener un equilibrio en la presión interna de los alvéolos, aspecto vital para que los pulmones puedan mantener su actividad con normalidad.

Si nuestros pulmones no conservaran permanentemente un cierto volumen de aire residual, los alvéolos se vaciarían normalmente, acabando aplastados y con ello colapsados por el aumento de la presión de succión que se produce en su interior para compensar este vacío.

Este volumen de aire residual oscila entre 1 y 1,2 litros de aire según las personas.

A modo de conclusión, los volúmenes respiratorios nos dan información sobre la cantidad de aire que el individuo es capaz de movilizar en relación con los distintos tipos de esfuerzo respiratorio, es decir el aire que se moviliza sin esfuerzo, el que se inhala de manera aislada al forzar la inspiración, o el que se puede expulsar exclusivamente en la espiración forzada.

De este modo, gracias a los volúmenes respiratorios podemos saber si nuestros mecanismos respiratorios fisiológicos funcionan adecuadamente y rinden de acuerdo a sus posibilidades.

El rendimiento de algunos de estos volúmenes puede ser aumentado a través de un cierto entrenamiento respiratorio. Así la relajación de los músculos torácicos y la flexibilización de la caja torácica nos pueden ayudar a aumentar la amplitud de la inspiración, es decir el volumen de reserva inspiratoria (VRI).

Así mismo, el entrenamiento de los músculos espiratorios nos puede ayudar a expulsar una mayor cantidad de aire, mejorando de este modo el volumen de reserva espiratorio (VRE).

Fuente: Fuerza y Control. com