Yoga

Cada día más personas se sienten interesadas por tomar clases de yoga y sus motivaciones son tan distintas como puedas imaginar: insomnio, dolor de espalda, ansiedad… El yoga tiene merecida esta fama. La práctica yóguica, al enseñarnos a respirar y tratar el cuerpo en profundidad nos trae salud y paz mental. El Yoga dice que este estado de unión (estado de yoga) es el estado natural del hombre. Con esta herramientas preciosas y perfectas podemos recuperar el bienestar integral.

yoga

 

 

 

 

 

 

 

El Yoga es uno

Yoga significa unión. La unión del alma individual con el Espíritu Universal es yoga. Esta noción es, sin embargo, demasiado abstracta para ser entendida fácilmente, así que para nuestro nivel de compresión suelo decir que yoga es la unión del cuerpo con la mente y de la mente con el alma.

El noventa por ciento de nosotros sufre de un modo u otro, física, mental o espiritualmente. La ciencia del yoga nos ayuda a mantener el cuerpo como un templo a fin de que éste se torne tan limpio como el alma. El cuerpo es perezoso, la mente vibrante y el alma luminosa. Las prácticas yóguicas desarrollan el cuerpo hasta el nivel vibrante de la mente para que así cuerpo y mente, habiéndose vuelto ambos vibrantes, se vean atraídos hacia la luz del alma.

¿Que es el Yoga?

Los orígenes del Yoga se consideran que fueron reveladas durante la meditación a sabios iluminados de la antigüedad. La prueba arqueológica más antigua se encuentra en varios sellos de piedra que muestran varias figuras yoguicas, encontradas en el valle del Indo, unos 2700 a.c.

La Palabra Yoga deriva de la raíz sánscrita “yuj” que significa literalmente “unir, reunir, juntar, comunión”… ¿unir el que? El cuerpo con la mente, la mente con el alma individual (Jivatma), unir el alma individual con la conciencia pura o Espíritu Universal (Paramatma: Dios, Alá, Brama, según las distintas religiones) obteniendo así la liberación (Moksa).

De acuerdo con el Yoga, los seres humanos estamos formados por tres componentes: Cuerpo, Mente y Alma. El cuerpo es perezoso, la mente vibrante y alma luminosa. Las prácticas yóguicas desarrollan el cuerpo hasta el nivel de la mente para que así ambos se vean atraídos por la luz del Alma. La salud aporta bienestar al cuerpo, el conocimiento aporta a la mente y la paz interior lo hace al Alma. Cuando las tres existen hay armonía y felicidad.

¿Entonces el Yoga es una religión? NO. El Yoga es una de las seis doctrinas ortodoxas de la filosofía India. El Yoga no está reñido con ninguna religión o creencia y puede ser practicado por cualquiera que sea sincero y voluntarioso buscador de la verdad. Según la tradición Hindú, toda técnica, proseguida con asiduidad, concentración y disciplina, puede conducir al nivel superior de conciencia. Siempre que se emprende SERIAMENTE el estudio del Yoga, puede apreciarse un cambio notable en el “Sadhaka” (Practicante). Lo que antes se consideraba un simple ejercicio físico, si hoy se convierte en un modo de vida, una nueva perspectiva, una nueva salud, una nueva conciencia penetra vividamente y transforman la vida individual.

El objeto de la existencia es alcanzar, mientras se vive, un estado de liberación de la muerte, dolor, aflicción, enfermedad y renacimiento (Moksa). Para desechar estas dolencias cada religión tiene sus doctrinas, pero muchas de ellas promulgan que la solución a nuestros problemas las tendremos después de la muerte si hemos vivido con rectitud. Los dirigentes de muchas religiones piden que les sigan ciegamente: la Fe es creer sin experimentar la verdad. El Yoga ofrece un método científicamente preparado para ir experimentando poco a poco esa verdad. Al principio no se puede aceptar todo, solo aquella porción de verdad que pueda probarse a si mismo con sus propias experiencias. A medida que el cuerpo y la mente evolucionan, el velo que cubre el espíritu (Maya) se hace más tenue hasta que finalmente desaparece por completo. En este estado el alma experimenta su inmortalidad y su identificación con el Ser Supremo. Ningún argumento, razonamiento o discusión puede hacer llegar la verdad a aquellos que no estén todavía preparados o suficientemente evolucionados para recibirla.

Lo que nos impide realizar nuestra verdadera naturaleza es nuestra propia identificación con nuestra mente, con nuestro Ego, pensando que “Yo Soy…”. Según el Yoga, el mundo manifiesto es una Ilusión (Maya), un escenario creado para la evolución del alma, algo proyectado sobre una pantalla de cine en el que aparentemente es todo real.

El Yoga también ha sido descrito como “Sabiduría en acción” o bien como “la vivencia diestra, en armonía y moderación, en medio de nuestras actividades mundanas”: El Yoga no es para quien come demasiado o se mata de hambre; no es para el que duerme en exceso o permanece siempre en vela. Por la moderación en la comida, en el trabajo y el reposo, el Yoga destruye todo dolor y aflicción”.

namaste

Anuncios